Seguro de embarcaciones de recreo: La mar de garantías